Adrián Solano, el esquiador ilegal

El esquiador ilegal

Cuando llegué a París, el 19 de enero, expliqué que iba a Suecia a entrenar. No creían que yo practicara esquí en Venezuela. Les dije que lo hacemos sobre ruedas. Sólo tenía 28 euros y los policías me acusaron de que iba a emigrar porque la estaba pasando mal en mi país”

Adrián Solano, para la agenia AFP

Puede que hoy te saliese una sonrisa al ver el vídeo del “peor esquiador de la historia” pero fijo que no te paraste a pensar en la historia que hay detrás de Adrián Solano. Antes de participar en el Mundial, Solano tuvo que lidiar contra los prejuicios de las autoridades francesas en el Aeropuerto de París-Charles De Gaulle.

Su paso por la capital gala no iba a ser duradero. Allí tenía que hacer escala para viajar a Suecia donde se iba a preparar para la cita mundialista. A su llegada a tierras francesas, la policía lo retuvo acusado de escapar de su país natal porque “su situación en Venezuela era precaria”. Seis horas después, Solano fue liberado pero ya era demasiado tarde. El vuelo a Suecia había salido y no tenía dinero suficiente para comprar otro billete. La autoridades lo enviaron a un hotel a la espera de que un juez decidiese que iban a hacer con él. Días después se decretó su vuelta a Venezuela.

La Policía se rió de él, le aseguraron que el esquí en Venezuela no existe. Lo soltaron porque demostró que iba a competir, pero aun así no pudo continuar el viaje. Lamentablemente sí fue racismo. Adrián no entendía el idioma. Se aprovecharon para inventar toda una historia, que iba a emigrar por las condiciones en Venezuela”

César Baena, entrenador de Solano

Al final Solano pudo participar en el Mundial de Finlandia gracias a la aportación económica de Aleksi Valavuori, un famoso presentador y empresario finlandés, que reunió el dinero necesario para el traslado de Solano desde Venezuela. 

Adrian-Solano-Mundial-Esqui-Finlandia_MEDIMA20170223_0085_5

El esquiador ilegalTackle Sports Magazine
0