Los JAckson five de Ourense. Michael Jackson en España. All Star

Los ‘Jackson 5’ de Ourense

El Club Ourense Baloncesto es, a priori, el primer conjunto que logrará el ascenso a la ACB en la temporada 2016/2017. Tras la nefasta actuación de la ACB con el equipo ourensano, los cobistas tienen asegurada una plaza en la máxima categoría dieciséis años después. Será la undécima campaña del COB en la ACB y en ella intentarán encandilar al baloncesto con el ‘showtime’ que los llevó a ascender este verano y demostrarle al panorama nacional que los ourensanos siguen siendo aquel equipo de los 90 que enamoraba.

Retrocedemos a la temporada 1993/1994. El COB realiza una espectacular campaña en la que acaba octavo. En el plantel cuenta con cinco ‘negros’ –permítanme que me ahorre el malintencionado eufemismo jugadores “de color”- que jugaban muy bien al baloncesto y que podían ser alineados en el mismo quinteto pese a existir la restricción de que sólo había tres plazas de extracomunitario por equipo. Andre Turner, Chandler Thompson y Brad Wright no tenían el pasarporte comunitario, algo con lo que sí contaba Jackie-Juan Espinosa y Howard Wood. Los cinco eran conocidos como los ‘Jackson 5’ de Ourense. Se utilizaba este nombre en referencia al grupo musical afroamericano en el que destacaba Michael Jackson. 

Andre Turner

Si tenemos que definir la carrera de Turner con una palabra sería incombustible. Su periplo en el baloncesto español comenzó en Ourense por el año 1992 y terminó en Zaragoza en el año 2009. El jugador de Memphis llegaba a Galicia procedente de los Washington Bullets (NBA), con ganas de reivindicarse. Desde el principio no se comportó como un recién llegado sino que se erigió en el líder del equipo desde su puesto de base. Si él estaba bien, el equipo estaba bien; si él no tenía un buen partido, el equipo tampoco. Turner era un jugador que le exigía a sus compañeros el mismo nivel de profesionalismo que el que él tenía.

Cuatro de los cinco ‘Jackson 5’ del COB

Si nos centramos en su juego, hablamos de un base diferente. Tenía cualidades del típico base americano rápido, con buen dribbling y con una gran capacidad anotadora pero, por otro lado, en Turner teníamos a un director de orquestra que sabía marcar los tiempos, pausar el juego y, sobre todo, ¡¡PASAR EL BALÓN!! Algo que en la escuela americana no se estila.

En Ourense coincidió con un gran anotador como era Chandler Thompson pero pobre de el que le quitase el primer tiro del partido porque ese lanzamiento estaba destinado para Andre. Todos los entrenadores de la liga podían saber lo que iba a pasar en la primera jugada que a Andre le daba igual, él iba a tirar. Y es que ese tiro podía ser un acto de superstición para conocer qué tal le iba a ir durante el partido.

Jackie Espinosa

Espinosa era un portento físico. Llegó a Ourense con experiencia en la ACB tras su paso por Valladolid en el año 1991. El alero destacaba por su potencia y su gran salto.

Chandler Thompson

Chandler Thompson fue un jugador que no hizo mucho ruido en su llegada pero, con el paso de las jornadas se convirtió en uno de los héroes del Paco Paz. Si a Turner lo definíamos como incombustible, a Thompson hay que definirlo como espectacular. Chandler Thompson era de esos jugadores que, si jugase hoy en día, sería “trending topic” todos los domingos y con el que nos saturarían las redes sociales con vídeos de jugadas suyas. Su poderío físico y constitución atlética hacía que Chandler Thompson fuese un valor seguro de mates y de tapones.

El cambio de aires de EEUU a Ourense supuso un trauma gastronómico para Thompson. El escolta reconoció en una entrevista que durante su primer año sólo se alimentaba de pizza y que ver las patas de jamón colgadas en las carnicerías le supuso un shock. Tampoco le atraía la oferta gastronómica gallega, ya que el pulpo lo comió por primera vez ¡¡en Madrid!!

Chandler Thompson, en el concurso de mates

En el Coren Ourense tuvo una gran asociación con Andre Turner y, posteriormente, con Darrel Armstrong alias “El orensano”. Esta gran conexión llevó al conjunto gallego a convertirse en uno de los conjuntos más atractivos de la Liga ACB de los 90, llegando a clasificarse a las eliminatorias por el título.

Si antes lo definía como espectacular, también hay que decir que fue un jugador maltratado por el baloncesto. Chandler Thompson reunía todas las papeletas para triunfar en la NBA pero nunca le dieron la oportunidad que se merecía.

Howard Wood

El COB fue uno de los últimos equipos de Wood ya que se acabaría colgando las botas en el año 1996 en Torrelavega. Era un jugador que se hacía fuerte en la zona con sus dos metros de altura. Su carrera estuvo marcada por la experiencia en los Jazz de Utah aunque acabaría siendo un clásico de la ACB al llegar a militar hasta en nueve equipos diferentes.

Brad Wright

Para terminar el “Big Three” de los “Jackson five” hablamos de Brad Wright. El pívot llegó a Ourense como una solución de urgencia tras la baja inesperada de Jerry Walker. Wright llegaba de pasada en el mundo del baloncesto, con la barrera de la treintena superada, Wright ofrecía al equipo ser el “rey de la zona”. Su fortaleza física y sus 2,09 aseguraban un buen trabajo en el rebote defensivo.

Como anécdota de este pívot hay que destacar su faceta solidaria. Wright se autoexigía desde la línea del tiro libre y, con cada tiro libre errado donaba 1.000 pts. a “Aldeas Infantiles”.

Los 'Jackson 5' de OurenseTackle Sports Magazine
0